05/01/2022 -
LOBOS SIGUE SIENDO NOTICIA POR LA CONTAMINACIÓN DE AGROTÓXICOS: UN MEDIO NACIONAL LE DEDICÓ UN EXTENSA NOTA AL TEMA

En un extenso artículo publicado hoy en el portal “TiempoAr”, la periodista Luciana Rosende traza un panorama de los “pueblos fumigados” de Interior, entre los cuales aparece nuestra ciudad. Lobos continúa siendo noticia por motivos poco gratos o que provocan efectos contraproducentes,  como cuando hace unos años, en la gestión anterior, varios canales y medios nacionales afirmaban que nuestro distrito era “la ciudad más segura”, lo cual se comprobó que no era así ya que a poco de aparecer estos informes, delincuentes foráneos y no tanto hicieron estragos. –


 


A continuación reproducimos una síntesis de la nota del portal informativo:


“¡Gracias Lobos por abrirnos el camino!”, dice un cartel escrito con marcador rojo sobre la cartelera amarilla que concentra la atención en una de las reuniones de la Convocatoria Ambiental Belgranense. A 90 kilómetros, la experiencia de Lobos –que analizó su ambiente y comprobó la presencia de pesticidas en pozos de agua, plazas y escuelas– motorizó a la comunidad de General Belgrano a hacer lo mismo. Lobos, a su vez, tenía antecesores, como el emblemático caso de Pergamino. Así conocieron dos nombres: el de Virginia Aparicio, del INTA de Balcarce, y el de Damián Marino, doctor en Química de la Universidad de La Plata. Dos de los investigadores que tienden puentes para que la militancia ambientalista de pueblos fumigados se traduzca en datos concretos.


(…)


“En líneas generales, siempre aparecen agrotóxicos. No llegan al 5% las muestras que no tienen nada. Desde el punto de vista médico no se sabe qué pasa con esas pequeñas concentraciones en reiteradas oportunidades. No se sabe qué pasa si todos los días consumís esa agua, esa fruta, esa carne”, advierte Aparicio. Y remarca: “la preocupación de las comunidades y el esfuerzo por realizar las determinaciones es interesante para forzar al sistema político a generar las herramientas necesarias”, señala Victoria Mendizábal, veterinaria y docente en General Belgrano. “El cáncer acá es moneda corriente. Y el Estado nunca se tomó el trabajo de hacer un relevamiento para determinar si es atribuible a estos químicos».


Nicolás Olalla, de Aporte Por el Ambiente de Lobos (APAL) muestra su preocupación porque los plaguicidas estén alcanzando las napas de agua subterránea para consumo humano a grandes profundidades, hallándose la población expuesta a mezclas o cócteles de estos químicos biocidas a bajas dosis y en forma crónica: «el tema está instalado en la sociedad y no se entiende por qué hay una demora en la discusión para llegar a una posible solución que implique la participación ciudadana y donde el eje de la discusión sea la salud socioambiental”.


(…)


La Asamblea Navarro Ambiental también los aguarda para ese mes. Como cuenta uno de sus integrantes, Sergio Santana, llevan una militancia ambiental de 15 años que se potenció a partir de los estudios revelados en Lobos, a 30 kilómetros de ellos. La contaminación allí está a la vista. La ven, por ejemplo, en las recurrentes muertes de peces en la laguna. También alarma la situación sanitaria. “Todos tenemos familiares que murieron de cáncer o lo están atravesando. Es una de las manifestaciones que nos preocupa. Mi vieja se murió a los 43 de cáncer. Fue el detonante que hizo que me metiera con las cuestiones ambientales”, acota Santana.


“Lo ambiental va como las mareas: se levanta la ola, tiene intensidad, baja –agrega el vecino navarrense- Cuando tengamos los resultados de nuestros muestreos, creo que va impulsar la crecida de otra ola”. Mientras la participación comunitaria crece, decrece y vuelve a crecer, “la respuesta del Estado es totalmente nula. La comunidad siempre va siendo creativa para seguir problematizando el hecho”. Y concluye: “Mi análisis es que el impulso viene de las comunidades porque los que están a cargo del Estado tienen intereses personales. Los consejeros escolares siembran soja, el intendente siembra soja, hay todo un entramado de negocios alrededor del modelo de producción”.


Agua que no has de beber


A Damián Marino, doctor en Química de la Universidad de La Plata, hay algo que lo “preocupa sobremanera”. Tiene que ver con una de las ‘soluciones’ que da el Estado en algunos casos ante reclamos por la contaminación del agua que se consume en los pueblos. “Muchas veces la solución termina siendo el agua envasada. Y cuando uno va a revisar el Código Alimentario Nacional, el agua envasada tiene una reglamentación más laxa y flexible que el agua de red. Hay hasta perforaciones que no serían aptas para la red pero sí para agua envasada. Estoy insistiendo para que cuando pidan agua envasada pidan el mismo informe que le hicieron al agua de red. Para que realmente resuelva el problema y no que lo incremente. Es algo que no siempre se pone en discusión”, alerta.


COMENTARIOS
ESPACIO PUBLICITARIO



NECROLOGICAS



(C) LOBOS DIGITAL
TEL: 02227-465671 / 440051